Prácticamente cada año por estas fechas aparecen los anuncios de nuevas “dietas milagro” que prometen un adelgazamiento espectacular en poco tiempo. Este año parece que la “moda adelgazante” consistirá en alimentarse únicamente por vía nasal, con la promesa de perder unos diez kilos en diez días. La dieta ya causa verdadero furor entre las novias de Estados Unidos que se someten a ella en los días previos al del enlace matrimonial. La KE (Ketogenic Enteral), que es como se conoce a la dieta, está siendo promocionada por el doctor Oliver di Pietro desde su clínica en Miami.

El promotor de la dieta afirma que sus pacientes no pasan hambre en absoluto. El sistema consiste en la introducción  de una sonda nasogástrica que el sujeto lleva puesta durante las 24 horas del día mientras dura el tratamiento, por la sonda se le administra una solución similar a la suministrada a los enfermos que por alguna razón no pueden comer normalmente, este compuesto incluye aminoácidos, vitaminas y minerales. El secreto está en administrarles únicamente 800 calorías al día, con lo que el paciente pierde aproximadamente un 10% de su peso en un tratamiento de 10 días.

El tratamiento, que cuesta 1500 dólares, se dio a conocer especialmente desde la publicación de una artículo en The New York Times que levantó ampollas entre los expertos. El director del Centro de Investigación Preventiva de la Universidad de Yale manifestó que, en su opinión, se pone en grave riesgo la salud de los implicados, pudiendo dañar gravemente diversos órganos internos como el hígado o los riñones, además implicaría un importante riesgo para la integridad ósea del individuo. Lo peor, en opinión de investigador, es que “transforma un tratamiento médico en una indulgencia fácil a la vanidad impulsada por el capricho”.

Añade el doctor Katz que se abre una puerta a cualquier mala idea para adelgazar, como podría ser: recomendar la aplicación de quimioterapia a alguien sano para que vomite y adelgace, o inducir el sueño o el coma para evitar alimentarse durante un período y así perder peso. En opinión de ese científico “básicamente apoya la idea de que cualquier médio es bueno para adelgazar”.

Di Pietro afirma que el “copió” el método de Europa, concretamente de Roma, donde se aplica desde hace más tiempo, y él mismo lo ha puesto en práctica para perder peso en varias ocasiones, pues tiene antecedentes de obesidad en la familia, y ha llegado a pesar mas de 110 kilos. Por otra parte, este médico que afirma tener más de veinticinco años de experiencia, asegura que somete a sus pacientes a rigurosos controles médicos y psicológicos antes y durante el tratamiento, y que incluso ha llegado a rechazar algún paciente por un bajo nivel de grasa corporal.

Así que ya saben, si se cruzan con su vecino, o con la pescadera de la esquina, y lleva un tubo de plástico saliendo de su nariz, no se alarme, y pregúntele en primer lugar si está intentando perder peso de cara a la operación bikini de este verano que se avecina.

Es totalmente increíble lo que los seres humanos podemos hacer por pura y dura vanidad, probaremos todas las dietas posible e imposibles, la de la alcachofa, dietas disociativas, la del pepino, la Dunkan, la del plátano, la vegana, la dieta cruda, la del Kiwi o incluso la ya mencionada dieta de alimentación nasogástrica, pondremos en peligro nuesta salud física y mental, y en muchas ocasiones probaremos la paciencia de quienes nos rodean, y todo por lograr en 15 días el milagro por el que no estuvimos dispuestos a trabajar todo el año a la vez que cuidábamos nuestra salud.

Muchos cristianos hacen lo mismo espiritualmente, se encuentran en un aprieto y de pronto se ponen en una dieta de oración, búsqueda de Dios, ayuno, clamor, cadenas de intercesión… cuando en el resto de tiempo de su vida, a lo peor, no tenían ni tiempo para un pequeño devocional por las mañanas al levantarse. No diremos aquí que sea malo hacer ninguna de esas cosas en el momento de prieto, cuando necesitamos que un problema o una situación adelgace rápidamente, pero sí nos atreveremos a afirmar que aquel que hace ejercicio espiritual todos los días está mas preparado en el momento de la necesidad.ograr en 15 dlesotra parten perMquel que hace ejercicio espprieto y necesidad, cuando dodo por lograr en 15 dlesotra parten perM

Sacrifica a Dios alabanza, Y paga tus votos al Altísimo; E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.  Salmo 50:14-15

Olvidémonos de sondas nasogástricas, aun siendo espirituales, y aseguremos de llevar una dieta equilibrada, también en lo espiritual, todo el año, y nosticias como esta solo nos llevarán a sonreír con condescendencia, sabiendo que estamos en nuestro peso ideal…

(FUENTE: La Voz de Galicia)

Dejar respuesta