En esta ocasión os recomendamos 2 libros que tienen al niño como protagonista. Cada vez más, los teólogos tienden a poner sus ojos en los niños.

Creemos que un cambio de paradigma en este sentido ya se inició hace unos años y que poco a poco se ha ido materializando en cuanto al papel de la niñez en los asuntos teológicos.

Los dos libros que aquí mencionamos tienen rasgos comunes, ambos vienen desde el continente americano, uno del norte y el otro del sur; y ambos tratan de la Teología y la infancia.

El primero es del estadounidense Kenneth N. Taylor, quien ya partiera con el Señor en el 2005, y que era el autor de aquella famosa “Biblia en cuadros para niños” con la que muchos de los que ahora peinamos canas pudimos aprender nuestros primeros pasos en la fe.

El segundo libro es del colombiano Harold Segura y forma parte de la teología que se está desarrollando de manera incipiente en Latinoamérica y que ha dado en llamarse “La Teología de la niñez”.

Que esta breve recomendación sirva para que reflexionemos sobre la pregunta citada en el primer libro por el poeta colombiano Jairo Aníbal Niño: “Usted que es una persona adulta –y por lo tanto- sensata, madura, razonable, con una gran experiencia y que sabe muchas cosas, ¿qué quiere ser cuando sea niño?”.

Teologia de la niñez1) “Teología con rostro de niñez: una perspectiva teológica de la infancia” de Harold Segura (Editorial CLIE).
Queremos presentaros hoy la obra “Teología con rostro de niñez- Una perspectiva teológica de la infancia”. Su autor es el pastor y teólogo Harold Segura, quien es miembro de la «Fraternidad Teológica Latinoamericana» (FTL) y de la Junta Internacional del Movimiento «Juntos con la Niñez y la Juventud» (MJNJ).

La niñez raramente ha sido tenida en cuenta desde el campo de la Teología, acaso como mero caso de estudio para aplicar una sencilla escuela dominical capaz de “entretener” a los ruidosos niños. La seria Teología siempre fue cosa de adultos, o al menos es lo que muchos interpretaron.

El evangelista norteamericano más renombrado del siglo XIX, Dwigth Lyman Moody, predicaba a multitudes de entre veinte y treinta mil personas, pero siempre tuvo un lugar especial para los niños.

En cierta ocasión fue interrogado acerca de cuántas personas había ganado para Cristo en su última predicación, a lo que el evangelista contestó: “Dos personas y media aceptaron a Cristo”. Su interlocutor le refirió: “¿Quiere decir dos adultos y un niño?”, a lo que Moody respondió: “No, al contrario, dos niños y un adulto; a los adultos solo les queda la mitad de su vida”. Y era bien cierto, el adulto casi agotó la mitad de su batería, mientras que el niño tiene toda la batería cargada y toda una vida por delante.

El evangelista fundó una Escuela Dominical en los barrios pobres de Chicago y pronto tuvo más de mil niños en ella, llegando a ser una obra tan reconocida que incluso sería visitada por el presidente Abraham Lincoln.

El presente libro propone que los niños y las niñas deben ser considerados “sujetos teológicos” y que la niñez debe ser tenida en cuenta por la teología cristiana, porque representa un enorme desafío social para la misión de la Iglesia. También, porque de parte de las niñas y los niños hay contribuciones insospechadas para el quehacer teológico y para la Iglesia misma.

El teólogo Harold Segura nos propone ocuparnos de una manera integral de toda la iglesia, incluidos “esos locos bajitos”, como bien calificó a los niños el cantautor catalán Joan Manuel Serrat. Es necesario un enfoque racional de la realidad de la niñez, recogiendo también lo que los niños tienen para dar a los adultos.

La niñez esconde un misterio teológico y espiritual que hará que el corazón mismo de la Teología aumente sus latidos por aquellos a los que Jesús defendió a tal punto que lo llevaría a exclamar lo que recogen los tres evangelios sinópticos: “Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos” (Mateo 19:14; cf. Marcos 10:14, Lucas 18:16). Si el adulto no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará jamás en él (Marcos 10:15, cf. Lucas 18:17).

Segura nos deja con esta obra un singular trabajo teológico adaptado a la niñez y a la familia. Teológico pero práctico, profundo pero cercano. Una obra como pocas. Toda la gloria sea a Dios, el Dios de los adultos y el de la niñez.
Para descargar gratuitamente el primer capítulo de esta obra:
http://www.clie.es/producto/teologia-con-rostro-de-ninez-una-perspectiva-teologica-de-la-infancia/

Más información: www.clie.es

Puedes adquirirlo escribiendo a ventas@clie.es o en tu librería evangélica habitual. Te recomendamos que hagas tu pedido en: “Librería Casa Cristiana Emanuel” de Madrid (C/ Real de Arganda 34; Tfno. 91-3310840; info@casacristiana.com) o de Bilbao (C/Iparraguirre 66; Tfno. 94-4103835; Bilbao@casacristiana.com).

Todo lo que un niño2) “Todo lo que un niño debería saber sobre Dios”, de Kenneth Taylor (Editorial PEREGRINO).
Es un auténtico libro de Teología sistemática para niños.

Un libro que ayuda a los niños a descubrir las maravillas de Dios y de su Palabra. El Dr. Taylor, fundador de la Editorial Tyndale House Publishers, explica las verdades fundamentales de la Biblia que los niños deben conocer en un lenguaje fácil de entender.

Les cuenta a los niños sobre la Creación, el por qué vino Jesús a la tierra, sobre la ayuda del Espíritu Santo, etc. Un libro para que los niños puedan tener un conocimiento de Dios más profundo. Elaborado en torno a 83 lecciones y 10 grandes temas que ayudan a explicarles a los niños sobre Dios.

En palabras de Tim Chapman se trata de “Una verdadera teología sistemática infantil!! Una herramienta estupenda para complementar las historias bíblicas y comunicar lo que la Palabra de Dios dice sobre los grandes temas bíblicos”.

La traductora al castellano, Raquel Farrugia, nos aclara que tiene un contenido cuidado, preciosas ilustraciones y una edición de gran calidad, que ayudan a hacer comprensibles verdades muy profundas en lenguaje claro y breve.

Ella misma nos anima a “utilizar y disfrutar los buenos recursos” que provee este libro. Que sea con este libro o con otro parecido, pero que seamos obedientes a Dios: “Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes” (Deuteronomio 6:6-7).

Un fragmento de Todo lo que un niño debería saber sobre Dios, de Kenneth Taylor, ilustrado por Jenny Brake (Editorial Peregrino):
<< Dios está en todos sitios ¿Dios está arriba en el cielo?, le preguntó Guillermo a su padre Sí, le dijo su padre. Y El está aquí con nosotros en esta habitación. Y está con el tío Jaime en el país de lejano de Japón. ¡Dios está en todos sitios al mismo tiempo! Pregunta: ¿Dios está en el cielo?, ¿y está en esta habitación? Piensa en qué más sitios está Él ahora mismo.>>

Puede saber más sobre el libro aquí:
http://editorialperegrino.com/tienda/1490-todo-lo-que-un-nino-deberia-saber-sobre-dios.html

Artículo relacionado:
http://protestantedigital.com/cultural/38393/Todo_lo_que_un_nino_deberia_saber_sobre_Dios_de_Kenneth_Taylor

Si queréis recomendarnos libros para esta sección, escribidnos a benjimati@yahoo.com o mandadnos un wap al 661 256 405.

Benjamín Gálvez

Dejar respuesta