No siempre se reconoce y se entiende el humor, la ironía y la sagacidad de Jesús en sus enseñanzas, pero en el pasaje de Lucas 10, que titulamos ”El buen samaritano”, tenemos un buen ejemplo de ello.

Jesús, ante la pregunta de un estudioso de la Biblia, que quería saber como conseguir la salvación por medio de acciones buenas, desarrolla un argumento que seguramente dejó desconcertados a todos los que le escuchaban. ¡Cuanto me hubiera gustado haber visto la reacción de la gente!.

Creo que podemos coincidir todos en que, Jesús, con esta parábola, pretendía provocar la conciencias de sus oyentes. Todos ellos se consideraban buenos judíos y eran los elegidos por Dios… los llamados especial tesoro entre todos los pueblos de la tierra.

Jesús le relata una historia donde un hombre herido ve pasar a tres personas, los dos primeros era supuestos modelos religiosos, pero sólo el tercero fue realmente un ejemplo de misericordia, y era… ¡un samaritano!.

Pero… ¡es el colmo!, pensarían muchos, ¿como Jesús va a poner de referencia y de ejemplo a un representante de un pueblo adversario?. ¡Hasta se podría decir que eran sus enemigos! ¡Los samaritanos no tenían la doctrina correcta, hacían cosas raras, adoraban a Dios fuera del Templo y además descendían de paganos!
Estaba claro, ¡Jesús estaba provocando a su auditorio!

Si tuviera Jesús que repetir la enseñanza y buscara contextualizarla ahora en nuestro tiempo… ¿qué modelos y que referencias usaría?. Pues se me ocurre pensar en la crisis de los refugiados y el avance del islam en Europa.

Con todos los atentados de extremistas musulmanes en el mundo, se ha ido creando en el imaginario del cristiano medio una figura del musulmán un tanto distorsionada provocada por nuestros miedos. En la actualidad hay mas de 1.500 millones de musulmanes en el mundo pero mucha gente… ¡creen que todos son terroristas! Esta imagen distorsionada nos hace tener una idea equivocada de ellos y nos ponemos a la defensiva, rompiendo puentes de relación con los musulmanes. Algunos llegan a decir que cuanto más lejos estén mejor.

Pero volviendo a nuestro pasaje de Lucas, ¿que pasaría si escucháramos a Jesús hablar no solo de un hombre herido, sino de un pueblo herido, como los miles de refugiados que hay en este momento, y preguntara sobre quien es nuestro prójimo?… ¿Y si, además, dijese que nuestro prójimo… es el musulmán?… pues eso… nos escandalizaríamos.

Y hasta es posible que nos pusiésemos a la defensiva atacando a los musulmanes. Podemos argumentar, por ejemplo, que las ONG´s que han actuado en Grecia y en los países europeos afectados por la crisis han sido las que tiene su origen en países llamados cristianos. Pero déjame decirte que el total de refugiados que están en países europeos son cerca del millón, pero solo en un país como Jordania se estima que son 1.265.000 refugiados sirios. En el Líbano llega al millón y medio y en Turquía viven 2.800.000 refugiados. De los cuatro millones de refugiados sirios… sólo una cuarta parte están en la rica Europa.

Y… ¿si los cristianos no fuéramos tan buenos como nos creemos?… ¿Y si hay otros que se levantan como modelos de misericordias, aunque nuestros prejuicios nos provoque una distorsión nos impida ver la realidad?… Uff… difícil de encajar, ¿verdad?

Desde luego nuestra motivación a hacer las cosas no puede ser los celos o la rivalidad y no voy a ser yo quien sublime la religión islámica, pero creo que tenemos que hacer un esfuerzo por ver una realidad diferente de lo que queremos ver y está pasando en el mundo, especialmente con los refugiados. No podemos permitir ni que los temores ni los prejuicios sean los que determinen nuestras acciones.

En este momento y en este tiempo, la Iglesia cristiana tenemos una gran oportunidad de ser movidos a misericordia y actuar no solo a favor de un hombre, sino de cuatro millones de refugiados sirios. Podemos vendar sus heridas y darle un lugar de refugio para que sean sanados y, de esta manera, ser buenos samaritanos y manifestar al mundo que el amor de Dios rompe toda barrera, incluida la de los temores. Pero, sobre todo, decirles a ellos, a los refugiados que huyen de sus propios correligionarios, que solo el amor de Jesús puede sanarlos y restaurarlos.

Orando por los refugiados, leí este pasaje de los Salmos:

«Anduvieron perdidos por el desierto, por la soledad sin camino, Sin hallar ciudad en donde vivir. Hambrientos y sedientos, Su alma desfallecía en ellos. Entonces clamaron a Jehová en su angustia, Y los libró de sus aflicciones. Los dirigió por camino derecho, Para que viniesen a ciudad habitable. Alaben la misericordia de Jehová, Y sus maravillas para con los hijos de los hombres. Porque sacia al alma menesterosa, Y llena de bien al alma hambrienta.»
Salmos 107:4-9 RVR1960

Compartir
Artículo anteriorDiaconía recibe el Galardón Eugeniusz Górski en reconocimiento a la acción social de las iglesias evangélicas
Artículo siguienteHacedores de historia, un programa que presenta el 500 Aniversario de la Reforma Protestante
Casado con Mª Luisa Martínez y padre de dos hijos, Raquel de 23 años y Samuel de 21 años. Desde hace 25 años es pastor de la iglesia evangélica “Comunidad de Amor Cristiano” (C.A.C.) de Córdoba. Esta congregación ha fundado las iglesias de Villanueva de la Serena (Badajoz), Lucena, Baena (Córdoba) y los puntos de misiones en Posadas, Fuente Palmera, Cabra, Bujalance, La Carlota y Montilla (Córdoba), además de Castuera (P.M. Vva. Serena) y Priego de Córdoba (P.M. Lucena). La C.A.C. tiene una visión social muy acentuada y bajo la asociación APERFOSA, se ha desarrollado desde 1.984 la C.T. PENIEL, Centro de Rehabilitación. Posteriormente se inició la Casa de acogida de menores y un piso de reinserción, cerrados en este momento. En 2006 se inicia la empresa de inserción laboral Inser-Peniel. Otro proyecto de la asociación es “Rescate-Córdoba”, dedicado a rescatar mujeres envueltas en las redes de trata de personas. La diaconía de Acción Social de la iglesia está repartiendo alimentos para unas mil personas mensualmente. Diplomado en teología por el Instituto Teológico por Extensión (INSTE) y Graduado por el Seminario Europeo de Teología Superior (SETS). En este momento esta estudiando un master con FIET-FLET de Buenos Aires (Argentina). Es profesor de la Facultad de Teología Superior de las Asambleas de Dios (CSTAD) en La Carlota (Córdoba), de la asignatura de Teología Fundamental, de la cuál es profesor titular en la actualidad. Anteriormente enseñó las materias de Teología Pastoral y Epístolas Pastorales. También dio clases de Predicación Expositiva en el SETS. Desde 2002 es parte del Consejo Ejecutivo de la Federación de Asambleas de Dios de España (FADE), ejerciendo en estos momentos la función de Vicepresidente. Vocal de la Comisión Permanente de FEREDE desde 2013. Tesorero de la Fraternidad Pentecostal y Carismática de España (FPCE), y Componente del Comité de seguimiento de Lausana en España.

1 Comentario

  1. En primer lugar, gracias Esteban. Celebro que los líderes de iglesia se tomen el tiempo de escribir sobre este asunto que está poniendo de manifiesto el nivel , real , de compromiso al que estamos dispuestos a practicar. Creo sinceramente que estamos siendo probados en nuestro amor. Vuscamos, frecuentemente, milmaneras de predicar el evangelio de salvación para con los musulmanes, pero es muy poco el tiempo y el esfuerzo dedicado a ser , de parte de Dios, consuelo para ellos. Hemos de salirnos algo más de esa teología que solo apunta a las necesidades del alma. De nuevo, gracias Esteban. Juntos veamos de que manera, en nuestras ciudades podemos acoger a familias de refugiados; no nos quedemos sólo en el anuncio o en la denuncia. Me gustaría conocer tus propuestas al respecto. Las tendré en cuenta para actuar, con la ayuda del Señor, en Sevila.

Dejar respuesta