25 AÑOS DE LOS ACUERDOS ENTRE EL ESTADO Y LA FEREDE

98

El pasado día 13 de noviembre el ministro de justicia, D. Rafael Catalá y la presidenta del Congreso de los Diputados, Dña. Ana Pastor, convocaron a los representantes de las confesiones evangélicas, judías y musulmanas para conmemorar el 25 aniversario de la aprobación por las Cortes de las leyes 24, 25 y 26 de 1.992 donde se firmaron sendos acuerdos con cada una de las confesiones citadas.
A la FEREDE se le asignó un cupo de unos 20 representantes, pero luego se accedió a una lista más amplia para poder incorporar a toda la comisión Permanente de la FEREDE, los respectivos Consejeros, a los presidentes de la entidad a lo largo de estos años y a todos los hermanos miembros de la comisión de la FEREDE que tuvieron la oportunidad histórica de firmar dicho acuerdo en aquella fecha.
Algunos componentes de dicha comisión partieron con el Señor, entre ellos el recordado pastor José Cardona, que tanto el ministro como la presidenta del Congreso hicieron memoria de él, pero otros estaban presentes en el Congreso de los Diputados para recordar la efeméride, como D. Juan Antonio Monroy, D. Samuel Vila, D. Manuel Álvarez, D. José Palma, D. Manuel García Lafuente.
Por parte de FADE hubo una significativa presencia, pues además del que suscribe este artículo, estaba D. José Palma, como uno de los históricos de la comisión firmante de los acuerdos, D. José Mª Baena presidente de FEREDE durante cuatro años, D. Jesús Pedrosa Consejero de Lugares de Culto y Coordinador Comisión para Acreditación de Centros y Títulos de Teología Protestante, D. Jesús Caramés.
A estos dos últimos les he pedido que hagan una reseña de lo que fue aquel día y su significado.

Esteban Muñoz de Morales M
Vocal Comisión Permanente FEREDE
Vicepresidente CE de FADE

¡Del Señor es la vida y su plenitud!

Aunque posiblemente, el pasado 10 de noviembre, pasaría desapercibido para muchos del pueblo evangélico de España; sin embargo aquel día veinticinco años atrás, se había logrado una de las conquistas más significativas de nuestra historia en cuanto al afianzamiento de la libertad religiosa, verificada en la diversidad de las confesiones religiosas y, en particular, en el reconocimiento del Estado Español del notorio arraigo, de nuestra fe protestante en España que posibilitaba la concreción de la Ley 24/92 que apuntalaba en la legislación española, por primera vez unos acuerdos por los que se consolidaban derechos y libertades de los que hoy, el pueblo evangélico siendo beneficiario, seguimos hacia delante en la consolidación de los mismos.

Ayer, a instancias del Ministerio de Justicia se celebró la conmemoración del 25º aniversario de la conformación de esta ley, con la intervención, por parte del estado de la presidenta del Congreso, el Ministro de Justicia y los representantes de las confesiones protestante, judía y musulmana.
¡Emocionante y solemne! La ceremonia en una de las salas del Congreso anticipaba la relevancia de lo que estábamos celebrando y, los discursos por parte de las autoridades del gobierno de España afianzaban la transcendencia de esta consecución que, para el mismo gobierno, era la garante de que nuestro estado de derecho defiende la libertad religiosa y apuesta por seguir respetando la diversidad como elemento de identidad de una democracia sólida. La contestación del representante del protestantismo, Mariano Blázquez, reflejó las dificultades y esfuerzos de nuestros pioneros para alcanzar esta meta y el camino que aún tenemos que recorrer; pero en todo, la gratitud al Señor, que ha dado y sigue dando gracia al pueblo evangélico para ser cada día más influyente en nuestra sociedad y consolidar que la sal de la tierra y la luz del mundo, no solo es útil para la sociedad sino vital para su desarrollo.

Saliendo del Congreso, uno no puede dejar de sorprenderse de la Gracia del Señor que es el Señor de la Historia y que en este contexto la situación actual nos ofrece el reto y la responsabilidad de actuar con diligencia y esmero ante la realidad de libertades (en medio de dificultades de las que sí somos conscientes) que tenemos por delante. ¡Qué el Señor nos ayude! Porque de ¡Él es la vida y su plenitud! (sal 24:1)

Jesús Caramés
Coordinador Comisión para Acreditación de Centros y Títulos de Teología Protestante FEREDE
Director Facultad de Teología de Asambleas de Dios

Reseña de un día inolvidable

Siempre comento durante mis clases de derecho eclesiástico en la Facultad de Teología de las Asambleas de Dios de España en La Carlota (Córdoba) que las biblias que se imprimen y se distribuyen en España deberían de venir acompañadas, junto con los típicos mapas y tablas de pesos y medidas, de la Ley 24/1992, de 10 de noviembre, por la que se aprobó el Acuerdo de Cooperación entre el Estado Español y la FEREDE (Federación de Entidades Evangélicas de España), dada la trascendencia e importancia de dicha ley para todos los evangélicos que residimos en este bello país .
El pasado lunes, 13 de noviembre de 2017, en la Sala Constitucional del Congreso de los Diputados, se celebró un acto conmemorativo de los XXV años de publicación de la referida ley, así como de las dos leyes correlativas que aprobaron los respectivos acuerdos con judíos y musulmanes , en cuyo acto pudimos disfrutar de las intervenciones de los respectivos representantes de las comunidades evangélicas, judías y musulmanas, para después y como colofón escuchar los discursos institucionales que a tal efecto desarrollaron el Ministro de Justicia y la Presidenta del Congreso de los Diputados.
Ambos destacaron en sus discursos la importancia de los referidos acuerdos, recordando con especial reconocimiento la ardua labor de las personas que, desde los diferentes ámbitos, los hicieron posibles, y, en particular y por el mundo evangélico, D. José Cardona, a quien tanto debemos el pueblo evangélico en España, junto con otros muchos que, si bien no fueron expresamente citados, Aquél que es galardonador conoce por sus nombres.
Particularmente esta conmemoración me conmovió, pues como miembro del cuerpo ministerial de FADE y como abogado en ejercicio, he podido disfrutar de los muchos logros que dichos Acuerdos nos han aportado, a la vez que he podido sufrir tantas situaciones de injusticia que, aún con una ley en vigor que reconoce derechos concretos, por algunas instituciones públicas se nos niegan, ignoran o, en el mejor de los casos, se nos pone muy difícil el ejercicio de los mismos.
Pero como digo, el acto me conmovió, por el profundo significado que el derecho de libertad religiosa supone, derecho inalienable del individuo, nacido de textos constitucionales del siglo XVIII en países como Francia (Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano) o los Estados Unidos (Declaración de Derechos de Virginia) , que poco a poco fueron impregnando toda Europa, y que por desgracia en España no fueron reconocidos sino muy discretamente a finales del XIX en la Constitución Republicana y posteriormente en el Siglo XX nuevamente en la República , para definitivamente incorporarse al texto
constitucional de 1978 como un derecho fundamental de la persona, destinatario por lo tanto de especial protección legal.
Como decía Jellinek, la libertad religiosa es la primera de las libertades especializadas, porque de ella fluyen las demás, y la limitación de su ejercicio es una vulneración de derechos fundamentales de la persona.
Quisiera terminar destacando la expresión del propio Ministro de Justicia, quien en referencia precisamente a las dificultades que para el ejercicio de la libertad religiosa tuvieron históricamente las tres confesiones religiosas ya referidas, y en alusión concreta al pueblo evangélico, dirigiendo su mirada al Secretario Ejecutivo de la Ferede, Mariano Blázquez, indicó que los evangélicos sabemos perfectamente cuánto se sufre por esta libertad.

Desde Madrid, para Antequera, en el servicio al Amado Maestro de Nazaret, 13 de noviembre de 2017.

Jesús Pedrosa
Consejero de Lugares de Culto FEREDE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here